Remedios caseros para el dolor de cabeza

Foto: selecciones.com.mx

 

Antes de tomar un analgésico recurre a nuestra lista de remedios caseros para quitar el dolor de cabeza que te ayudarán a sentirte mucho mejor.

 

Cuando el dolor de cabeza llega, las pastillas no siempre son la única opción, existen infinidad de métodos para aliviarlo respaldados en los conocimientos comunes de las personas, como es el caso de estos remedios caseros para el dolor de cabeza.

 

Aunque no gozan de la acreditación de la ciencia, si de la confianza que en ellos tuvieron nuestras abuelas y bisabuelas. Te presentamos a continuación algunos remedios caseros para el dolor de cabeza.

 

La idea es que libres el malestar de la mejor manera posible sin recurrir a los medicamentos que en ocasiones causan efectos secundarios. El té negro también es una excelente opción y además, ayuda a tu corazón.

 

Remedios caseros para el dolor de cabeza:

  1. Bebe agua

Parecerá increíble de tan obvio, pero muchos dolores de cabeza ocurren por deshidratación, y a veces no nos damos cuenta porque acostumbramos a consumir bebidas azucaras como jugos y refrescos que nos hinchan, pero no hidratan. Toma despacio dos vasos de agua templada y espera alrededor de 20 minutos. Si el dolor desaparece has hallado la causa. Aquí te decimos la razón por la que debes beber suficiente agua.

 

  1. Aceite de lavanda

Este aceite esencial es uno de los más potentes, debido a sus propiedades antiespasmódicas y vasodilatadoras. El aceite de lavanda también es sedante, y cuando se utiliza en el tratamiento de dolores de cabeza o migrañas, además de aliviar la tensión y concentrar las áreas de dolor, también ayuda a inducir el sueño y la relajación. Procura descansar hasta que pasen los síntomas. Te recomendamos utilizar algún aceite de origen orgánico para mejores resultados. Puedes colocarlo en un difusor de aromas.

 

  1. Auto masaje facial

Con los pulpejos (yemas de los dedos) da leves pero repetidos golpecitos por toda tu cara comenzando por la frente, el entrecejo, las sienes, los pómulos, las mejillas, la mandíbula y la barbilla, así como en el espacio entre nariz y labios. Después, haz ligeros movimientos circulares hacia afuera en las mismas zonas y en el mismo orden. Relaja la parte del cuello y nuca flexionando un poco dichos músculos y moviendo un poco los hombros de manera circular hacia adelante y hacia atrás.

 

Tomado de: enpareja.com

Post: Keny Gaytán