Dormir poco y otros 25 hábitos que hacen tanto daño como fumar

Foto: UniMOOC

Existen diversos hábitos que pueden ser muy dañinos para nuestro organismo y nos sentimos orgullosos si no los practicamos. Un ejemplo es fumar, lo cual causa terribles efectos en el cerebro, entre otros males.

Pero resulta que no estás del todo sano sólo con dejar de fumar. Algunos pequeños detalles del día al día son tan dañinos -o hasta más-, así que debes estar muy alerta para no cometerlos.

#1 Estar sentado todo el día

Puede que no tengas opción, que trabajes en una oficina y sea muy difícil estar activo durante el día. Según el Alberta Health Services-Cancer Care en Canadá, la inactividad se relaciona anualmente con casi 160,000 casos de cáncer.

La solución es muy fácil. Trata de realizar pequeñas pausas. Camina al baño. Sal por una botella de agua. Y cuando llegues a casa, no repitas el hábito de solo sentarte y ver televisión.

#2 Comer mucha carne o quesos

Es bueno comer de todo y seguro estos alimentos son básicos en tu dieta, pero el problema son los excesos. Muchas veces abusamos de este tipo de alimentos y su ingesta es demasiada.

Reemplaza algunas de las proteínas animales con proteína vegetal, como los frijoles que tienen niveles de proteína equivalentes a algunas carnes.

#3 Saltarte comidas

La alimentación es la base de la salud. Muchas veces no nos tomamos en serio esta parte de nuestras vidas. Nos saltamos comidas o si comemos, ingerimos alimentos cero saludable o que solo complacen algún antojo.

La clave está en la organización. Comer bien es un hábito que debe ser parte de tu rutina ¡ya! Organiza tu tiempo para preparar alimentos en tu casa que sean sanos y naturales.

También debes tener cuidado con lo que comes los fines de semana. No porque te cuides entre semana quiere decir que arrasarás con la comida chatarra en otros días.

En este punto entra el cenar tarde o en gran cantidad, pues esto hará que tengas dificultades para lograr un descanso adecuado, porque tu organismo tendrá que hacer la digestión en las horas en que estás durmiendo.

#4 Falta de sueño

Esto no solo puede afectar tu rendimiento a lo largo del día, también dañar tu salud de forma significativa. Dormir bien es fundamental para tu salud mental.

Si no puedes dormir, trata de ingerir infusiones calientes, meditar o buscar actividades que te ayuden a relajarte para que tengas un sueño profundo y plácido.

#5 Automedicarse

Tal vez cada que te duele la cabeza te tomas una pastilla. O quizá no acudes con el médico porque «ya sabes qué tomar» y lo tienes en casa, así que para qué molestarse.

Eso definitivamente puede ser perjudicial para tu salud. No abuses de los medicamentos que venden si receta, ni creas que algún dolor es insignificante. Siempre es mejor acudir con el especialista.

#6 No hacerse chequeos anuales

Quizá no te duele nada. Crees que estás sano por hacer ejercicio y comer bien. Un tremendo error es dar todo por sentado. Hay que visitar al médico al menos una vez al año, para saber que todo está bien.

Una revisión completa puede alertarte de enfermedades silenciosas, que puedes tratar antes de que el riesgo sea mayor. Ya sabes lo que dicen: «Mejor prevenir que lamentar».

#7 Trabajar en exceso

En la actualidad no podemos huir del trabajo. Entre los mails, los grupos de WhatsApp y toda la tecnología, es imposible salir del trabajo y ya no saber de él.

Una carga de trabajo en exceso generalmente viene acompañada de estrés, por lo cual es recomendable encontrar un equilibrio entre la cantidad de trabajo y el tiempo que se utiliza para relajarse. Sobre todo saber cuándo parar.

#8 Comer demasiada azúcar o alimentos procesados

Cuando tu mamá te decía que no comieras tantos dulces o no tomaras tanto refresco, no lo decía por molestarte o porque quisiera quitarle la diversión a la vida.

El consumo de azúcar está relacionado con muchas enfermedades que afectan la salud de las personas, incluyendo el sobrepeso y los altos niveles de glucosa en la sangre.

#9 No tomar suficiente agua

¿Eres muy fanático de los refrescos? Debes parar antes de que sea perjudicial para tu salud. Como ya mencionamos, los azúcares hacen daño y si no ingieres agua todo resulta peor.

Puede ser complicado, con todas las actividades que tienes, darte tiempo para tomar agua. Procura llevar contigo siempre una botella y tomar un promedio de 2 litros al día.

#10 Llevar una vida sedentaria

Ponemos muchos pretextos cuando del ejercicio se trata: que no hay tiempo, que no hay dinero, que estamos cansados. Pero esto es de lo peor que le podemos hacer a nuestro cuerpo.

Para mantenerse en buena condición física y mantener una salud óptima, es indispensable realizar algún tipo de actividad, como caminar, pasear en bicicleta o encontrar alguna forma de estar activos en algún momento del día.

#11 No cuidar tu vista

El día a día nos obliga a estar pegados a un montón de aparatos electrónicos, como las computadoras o los smartphone, y eso en definitiva daña tus ojos.

Esta elevada demanda visual, unida a factores ambientales, ha traído como consecuencia la aparición de un conjunto de síntomas que han sido descritos como Síndrome visual del ordenador.

Este síndrome, que afecta a tres de cada cuatro trabajadores, incide en su calidad de vida y se caracteriza por síntomas como ojos secos, dolor de cabeza, fatiga visual, visión borrosa o doble, así como dolor de cuello, espalda u hombros.

Si este es tu caso, procura evitar los reflejos, tener una buena iluminación, hacer pausas, parpadear para humedecer los ojos y, en caso de que sea necesario, aplicar lagrimas artificiales. Mejor aún: visita al especialista.

#12 Estar siempre estresado

En situaciones de peligro, el estrés nos ayuda a reaccionar y evitar lo que nos amenaza. Pero en el día a día lo único que hace es consumir recursos del organismo, sin utilizarlos para nada útil. Y todo porque le dices a tu cuerpo que estás en peligro en situaciones que, aunque parezcan difíciles, no suponen ningún peligro inmediato para tu supervivencia.

La clave pasa, sobre todo, por aumentar tu seguridad personal, para que las situaciones a las que te enfrentas en el día a día no las identifiques como peligro.

#13 Las preocupaciones

‘Pre-ocuparse’, como su nombre indica, significa ocuparse antes de tiempo y es obvio que no debes ocuparte ahora de cosas que todavía no han ocurrido.

Así que comienza a tomarte todo más relajado o tu salud podría verse gravemente perjudicada. Vive el aquí y el ahora.

#14 No ponerte crema

La piel lo es todo para nuestro cuerpo, principalmente es la protectora de este. Es súper resistente y debemos prestarle toda la atención posible para que esté bien.

Las agresiones externas, producidas por el sol, el aire y todo tipo de agentes químicos y ambientales, hacen que tu piel sufra y se reseque. Por ello es vital su hidratación.

El uso de crema no sólo mejora la consistencia de la epidermis, sino que además mantiene la humedad, contribuye a la regeneración de células, proporciona vitaminas y otras sustancias esenciales e incrementa la elasticidad.

#15 La alarma que te despierta

Una alarma pone en alerta nuestro organismo y aumenta la presión. Esto podría causarle grandes problemas a tu corazón. Por eso, lo mejor es encontrar la manera de despertar poco a poco o bien, utilizar un sonido que no sea tan estridente.

#16 No usar lentes de sol

El sol daña de muchas maneras a nuestra salud, pero nuestros ojos son de los más afectados con el contacto de sus rayos. Es importante usar lentes de sol, pero no cualquier tipo.

Los lentes baratos no tienen una capa protectora, así que permiten que los rayos ultravioletas lleguen a tus ojos y los dejan expuestos. Es mejor acudir con un optometrista o un oftalmólogo para que te recomienda cuáles usar.

#17 Ducharte de más

Hay personas que se bañan hasta 3 veces al día. No saben el error que están cometiendo. El agua caliente y los productos de limpieza corporal hacen que nuestra piel se quede sin la capa protectora que necesita, lo cual provoca sequedad, descamación y la aparición de grietas.

Lo más recomendable es que no te duches todos los días, pero si quieres hacerlo, evita usar agua muy caliente. Además, procura no ducharte más de dos veces al día.

#18 Dormir después de comer

No importa si no es a la hora de cenar o durante algún almuerzo. Es importante que no duermas después de comer, porque al hacerlo puedes fomentar el sobrepeso.

Después de comer lo ideal es que realices alguna actividad sencilla, como un pequeño paseo que te ayude a quemar calorías y luego descanses.

#20 Dormir demasiado

Si no dormir es malo, dormir en exceso también lo es. Dormir más de 8 horas puede provocar que las personas piensen más lento y se sientan cansadas por mucho tiempo.

El periodo de sueño normal debe durar entre 6 y 8 horas, el tiempo suficiente para que el cuerpo recupere fuerzas.

#21 Cepillar tus dientes cada que comes

A veces nos pasamos de higiénicos y aunque sólo comamos chocolate, nos lavamos los dientes. Hacer esto daña el esmalte de tu dentadura y los vuelve más sensibles.

Lo ideal es que te laves los dientes por la mañana, la tarde y la noche. Si ingieres algún alimento entre comidas, solo enjuaga tu boca con un poco de agua o algún enjuague que tu dentista recomiende.

#22 Tomar vitaminas

Si duelen los huesos, la cabeza o la energía no alcanza, tendemos a pensar que es por falta de vitaminas. Así que inmediatamente comenzamos a tomarlas “para compensar al cuerpo.”

Los alimentos saludables nos aportan las vitaminas y nutrientes que nuestro cuerpo necesita. Así que si sientes que te hacen falta nutrientes, mejor visita a un especialista para que te recete las vitaminas faltantes.

#23 Limpiar en exceso

¿Eres tipo Monica de Friends, con una necesidad tremenda por limpiar hasta el más mínimo rincón de tu hogar? Pues esto podría provocarte alergias y otras enfermedades.

Nuestro cuerpo necesita anticuerpos, los cuales se generan cuando las bacterias entran en él. Si un área está excesivamente limpia, no hay bacterias y no pueden crearse anticuerpos que protejan nuestro sistema inmunológico.

#24 Tronarte los dedos

Con el sonido que provocas al tronarte los dedos podrías molestar a quien esté a tu al rededor y peor aún a tus huesos. Si lo haces todo el tiempo, es más probable que tenga las manos hinchadas y un agarre más débil con el tiempo.

#25 Morderse las uñas

Este pésimo habito puede dañar los dientes y la piel alrededor del lecho de la uña, lo que puede provocar una infección.

Otra consecuencia de eso es que puedes tener más resfriados y otras enfermedades cuando colocas los dedos, que a menudo portan gérmenes, en la boca.

#26 Usar el teléfono antes de dormir

La “luz azul” emitida por dispositivos electrónicos como teléfonos, computadoras y televisores, puede arruinar tu sueño y traer consecuencias que ya se han mencionado.

Algunos estudios muestran que un exceso de cualquier tipo de luz nocturna podría estar relacionado con el cáncer. Mantén tu habitación oscura y silenciosa para dormir mejor.

Tomado de: www.vix.com