Julio Iglesias recibe un premio por ser el “artista latino más exitoso de su tiempo”

Foto: elnuevodiario.com.ni

 

Julio Iglesias contó a Efe, que recibirá el premio honorífico de la Academia de la Grabación, que sigue siendo un “guerrillero de la vida de principio a fin” y que este galardón supone un “gran estímulo” para su carrera profesional.

“Es lo último que me esperaba. Es un premio que me honra muchísimo y sí lo quiero recibir, sin falsas modestias, porque es un recuerdo imborrable en mi vida”, destacó el cantante español más universal en referencia al Lifetime Achievement Award, reconocimiento que se le entregará en el marco de la próxima edición de los Grammy.

En la entrevista telefónica, Iglesias aseguró que este premio que honra su carrera y han recibido artistas de la talla de Frank Sinatra y Elvis Presley, una vitamina que, dijo, llega su sistema nervioso de manera fundamental.

Doble motivo de orgullo, afirmó, por ser el tercer español en recibir este galardón, tras Andrés Segovia (1986) y Pau Casals (1989).

Medio siglo después de su victoria en el Festival de Benidorm en 1968, con la que arrancó una de las más extraordinarias carreras de la historia de la música, Iglesias (Madrid, 1943) se sigue considerando un “guerrillero” de la vida, porque el esfuerzo y la pasión forman parte integral del tejido de su existencia.

“He sido un guerrillero porque a mí todo me ha costado trabajo en la vida. Yo no tenía piernas, estaba muerto, y tenía el alma en vilo”, comentó, con el trasfondo del terrible accidente de tráfico que sufrió en 1963 y estuvo a punto de costarle la vida. Ese “alma en vilo” le ha llevado durante el curso de los años a “jugarse el tipo”, a “dar curvas, de vez en cuando más rápidas”, y sin las cuales, dice, la vida dejaría de ser el arte de seducción que el cantante ha ejercido por todo el mundo.

El cantante ha vendido más de 350 millones de álbumes, que le convierten en el artista latino más exitoso de la historia de la música.

Sobre la posibilidad de volver a componer canciones, el cantante reconoció que escribir otras canciones como “Me olvidé de vivir” o “De niña a mujer” es imposible.

“Son canciones que marcan una época de mi vida, y esa emoción más intuitiva que cerebral desaparece con los años”, se sinceró el artista, para añadir con ironía que ahora se siente un “inconformista que roba canciones”, algo que le gusta porque se trata de un “robo benigno y no se va a la cárcel”.

Tomado de: cibercuba